Hace unos años un hombre que yo creía que era mi amigo y que me daba clases de guitarra cometió un crimen contra mí. Me violó. En ese momento yo pensaba que era mi culpa. Más de un año después me fui a vivir a otro país, recibí orientación y tratamiento, y ahora me doy cuenta que lo que me ocurrió no fue mi culpa. Tomé conciencia de que me violaron, y que yo no merecía ser violada. Me tomó mucho tiempo, pero ahora busco justicia.

El hombre que me violó afirma haber violado a muchas mujeres. Por eso, he decidido lanzar la campaña NO ME CALLO, para transparentar el proceso penal que estoy siguiendo contra el hombre que me violó para que no siga violando y también así motivar a otras posibles víctimas a denunciarlo, o denunciar a otros violadores.

El silencio favorece a los violadores. Hablar y denunciar es la única manera de protegernos y proteger a nuestras hijas, hermanas y amigas.

Si quieres apoyarme, contáctate conmigo y mi equipo legal al e-mail

 o al celular 65166763

Manda un mensaje acá